en

Condados de Riverside e Imperial, California, EUA

Proyecto de Almacenamiento de Energía "Wildcat" para los Condados de Riverside e Imperial, California

Estado de avance: En construcción

Antecedentes

Según la Administración de Información Energética de EE.UU. (EIA, por sus siglas en inglés), en 2019, un total de 44.87 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono (CO2) fueron emitidas en California por los procesos de producción de las centrales eléctricas que utilizan tecnologías convencionales. Con el objetivo de reducir estas emisiones, el Gobierno de California ha establecido una serie de políticas y reglamentos. Uno de los más importantes es la Normatividad de la Cartera de Energía Renovable de California (RPS, por sus siglas en inglés) que requirió en 2002 mediante el Proyecto de Ley 1078 del Senado que el 20% de las ventas de electricidad al menudeo se generara a partir de recursos renovables para el año 2017. En 2018, se promulgó el Proyecto de Ley 100 del Senado, en el que se aumentó el objetivo del RSP al 60% para el año 2030 y se estableció como requisito que para 2045 toda la electricidad del estado provenga de recursos libres de carbono.

Descripción

El Proyecto consiste en el diseño, construcción y operación de la primera etapa de un sistema de almacenamiento de energía con una capacidad de 3.0 megawatts de corriente alterna (MWca) que ocupará un terreno baldío y sin desarrollar. Con la primera etapa, se espera que el Proyecto almacene y entregue hasta 1,796 megawatts-hora (MWh) de electricidad por año principalmente para propósitos de regulación de frecuencia. El proyecto proporcionará beneficios de adecuación de recursos, los cuales serán adquiridos por la SCE en virtud de un contrato para la aplicación de los recursos de almacenamiento de energía (ESRA, por sus siglas en inglés) a 9.5 años.

Objetivo

El proyecto incrementará la capacidad de almacenamiento de energía de la red eléctrica de California, lo que permitirá al operador del sistema reducir el uso de centrales alimentadas por combustibles fósiles para aumentar o disminuir la oferta de manera rápida y administrar la red con mayor eficiencia. Se espera que el proyecto almacene y entregue hasta 1,796 MWh de electricidad por año, con lo cual se contribuirá a evitar la emisión de aproximadamente 819 toneladas métricas/año de CO2. Asimismo, el proyecto ayudará a integrar la electricidad generada a partir de fuentes renovables e intermitentes (como la energía solar y eólica), minimizar las interrupciones de servicio y reducir las pérdidas que resulten del desfase entre el suministro y la demanda.